LLÁMANOS
91 751 20 13
E-MAIL
apanefa@apanefa.org
UBICACIÓN
C/ Cromo nº 5, 28045 Madrid

Protagonistas

A menudo la familia se encuentra en un principio sin información, sin saber a qué atribuir los cambios que se han producido en la persona afectada de daño cerebral sobrevenido. Cuando la familia sí lo va entendiendo e implicándose, se dará cuenta del profundo desconocimiento social del problema, donde a veces ocurrirá que se atribuirán a la mala fe determinados comportamientos, o el afectado habrá de ser vigilado, ya que se temerá que se meta en peleas por ejemplo.

En otros apartados ya hemos hablado de la gran heterogeneidad de las secuelas derivadas de un Daño Cerebral Sobrevenido, pensamos que sería útil acercarnos a ellos con la presentación informal de un caso concreto:

El otro día me reencontré con un amigo de la universidad.

Estaba muy cambiado, antes era un chico normal, muy afable y simpático. Y muy educado; me enteré que hace un año y pico había tenido un accidente de moto y que alguno de los compañeros fue a verlo y me contaron que estaba muy mal, que había estado en coma.

La verdad es que al verlo, si no fuera por una cicatriz en la parte izquierda de la cabeza, físicamente, nadie diría que ha tenido un accidente.

Pero luego conforme íbamos hablando con él le noté raro, mucho más serio, me comentó que sentía que todo se hacía en su contra; también que cualquier cosa le molestaba y que saltaba por todo.

Su novia había cortado con él porque decía que “el Juan al que yo quería no es el mismo, me lo han cambiado”.

Su tío le había facilitado el trabajar unas horas en una tienda de fotografía, ya que a él antes le gustaba mucho, pero tuvo que dejar de ir, toleraba muy mal las horas que había mucha gente, se agobiaba, bloqueándose, no era efectivo a la hora de trabajar, a veces pensaba que los clientes le preguntaban cosas a mala idea y saltaba.

En definitiva, percibí que su grado de sufrimiento era alto y que él mismo no encontraba recursos para salir de la situación.

Eso sí, por lo visto su familia le estaba apoyando de un modo constante, aunque sus cambios de humor les afectaban y lo están pasando francamente mal.

¿Pueden ser estas las secuelas de un daño cerebral sobrevenido?. ¿Tienen solución?.

Deja un comentario

Required fields are marked