LLÁMANOS
91 751 20 13
E-MAIL
apanefa@apanefa.org
UBICACIÓN
C/ Cromo nº 5, 28045 Madrid

Neuropsicología

NeuropsicologíaUna vez que el afectado se ha estabilizado clínicamente y es posible, se realizará una evaluación neuropsicológica con el fin de diagnosticar las posibles funciones cognitivas alteradas y las conservadas, así como las alteraciones de la conducta y emocionales, derivadas del daño cerebral.

Nuestro objetivo será diseñar una correcta intervención neuropsicológica y funcional en la que intervendrán los profesionales necesarios del equipo multidisciplinar (neuropsicólogo, terapeuta ocupacional, logopeda…), con el fin de reaprender habilidades, ser lo más independientes posible, ir hacia la óptima calidad de vida que pueda alcanzarse.

Las alteraciones neuropsicológicas aparecen en más del 50% de los afectados por daño cerebral sobrevenido, de un modo directo afectan a las relaciones afectivas, sociales, laborales, así como, la autonomía en las actividades de la vida diaria. Existe una gran heterogeneidad en cuanto a las secuelas derivadas del Daño Cerebral Sobrevenido (DCS), y hay otra serie de factores a tener en cuenta, como son, las características de personalidad del afectado, el sexo, la edad, el nivel de estudios previo, la existencia o no de coma y la duración del mismo, todo ello va a ser determinante a la hora de realizar dicho tratamiento y para predecir la duración y el grado de recuperación del mismo.

La rehabilitación puede comenzar en la fase aguda, a pie de cama en el hospital, en función del nivel de consciencia y de recuperación física del afectado. Dicha rehabilitación deberá continuar al alta hospitalaria; lo ideal es que comience lo más precozmente posible, con el fin de aprovechar al máximo la llamada “recuperación espontánea”. Está demostrado que dicha rehabilitación es efectiva, es decir que aquellos que se benefician de la misma alcanzan un mayor nivel de autonomía y de competencia que si no la recibieran.

Por todo ello, el tratamiento rehabilitador se diseñará de modo individualizado, en función de lo anteriormente indicado; fijando los objetivos, el orden de prioridades y las estrategias que se van a seguir para ello. Existen aspectos, como la falta de conciencia de las limitaciones que deberán situarse en un principio, ya que dicha falta de conciencia es fundamental para la implicación del afectado de DCS en su propia rehabilitación.

A grandes rasgos, la rehabilitación neuropsicológica, puede ser de tres tipos: de restauración, compensación, de sustitución.

  • Restauración: Estimulación y mejora de las funciones cognitivas, actuando directamente sobre ellas.
  • Compensación: Se asume que la función alterada no puede ser restaurada, se intenta el uso de funciones o habilidades preservadas, de forma alternativa.
  • Sustitución: Enseñar estrategias que ayuden a minimizar los problemas que ocasionan la disminución de las funciones cognitivas.

Se aplicarán en función de las características del afectado anteriormente expuestas.

Para finalizar, creemos necesario recalcar tres puntos:

  1. La necesidad de trabajar el Daño Cerebral Sobrevenido en el marco de un equipo multidisciplinar, es decir, que los profesionales que lo integren (médico rehabilitador, neurólogo, psiquiatra, fisioterapeuta, logopeda, neuropsicólogo, terapeuta ocupacional, trabajador social), lo hagan de un modo coordinado.
  2. Lo imprescindible de la implicación de la familia en el tratamiento y el cuidado que ellos también requieren.
  3. La importancia de la integración durante, pero sobre todo al finalizar el tratamiento, de los aspectos tanto sociales como laborales.

Deja una respuesta

Required fields are marked