LLÁMANOS
91 751 20 13
E-MAIL
apanefa@apanefa.org
UBICACIÓN
C/ Cromo nº 5, 28045 Madrid

Motor

Alteraciones motorasLas alteraciones motoras van a afectar a miembros superiores, inferiores y/o tronco dependiendo de la localización y extensión del daño cerebral sufrido.

Para tener una visión general las hemos clasificado de la siguiente manera:

Alteraciones de la función muscular: hacen referencia a dos tipos de parálisis (entendiendo parálisis como la alteración reversible o irreversible de la función motora de un músculo o grupo muscular), cuando existe una parálisis completa de la musculatura de los miembros hablamos de plejía y cuando hay una parálisis parcial de la musculatura hablamos de paresia.

Según las partes afectadas del cuerpo diferenciamos: hemiparesia – hemiplejía (afectación de todo un lado del cuerpo, con o sin inclusión de la cara), paraplejía – paraparesia (afectación en las extremidades inferiores), tetraplejía – tetraparesia (afectación de los cuatro miembros) y monoplejía – monoparesia (afectación de una parte del miembro, como la mano, pie, etc.).

Normalmente, una afectación u otra dependerá de que la lesión sea en hemisferio cerebral, tronco o corteza.

Alteraciones del tono muscular: hacen referencia a la alteración en el estado normal de tensión de los músculos en reposo. Cuatro términos con los que vamos a designar esta patología: hipotonía (disminución del tono muscular normal), flaccidez (pérdida del tono muscular normal), hipertonía (aumento del tono muscular normal) y espasticidad (forma de hipertonía con aumento de la resistencia al estiramiento con afectación habitual de los flexores del brazo y extensores de las piernas). Normalmente por lesión de vías corticales como la piramidal.

Alteraciones del movimiento: estas son las alteraciones en las que no hay una afectación puramente muscular pero sí una dificultad para realizar movimientos precisos y correctos. Las más usuales son: el temblor intencional o de acción (son movimientos oscilantes, rítmicos y mantenidos de los músculos que dan lugar a acciones groseras que no aparecen en reposo y sí con el movimiento), distonía (se trata de una contracción muscular prolongada al intentar el movimiento), disdiadococinesia (es la incapacidad para realizar movimientos alternantes rápidos con regularidad) y dismetría (movimientos bruscos sobrepasando el objetivo en lugar de movimientos suaves y exactos). Generalmente por lesiones cerebelosas.

Alteraciones de los reflejos: aunque no es una alteración motora propiamente dicha, la incluimos en este apartado ya que las alteraciones en la respuesta inmediata e involuntaria de las estructuras vivas que resulta del estímulo de un receptor sensible pueden influir muchas veces sobre la ejecución correcta de un movimiento. Las más significativas son la hiperreflexia (aumento de las reacciones reflejas) y arreflexia (ausencia de reflejos).

Deja una respuesta

Required fields are marked