LLÁMANOS
91 751 20 13
E-MAIL
apanefa@apanefa.org
UBICACIÓN
C/ Cromo nº 5, 28045 Madrid

TCE

Evitar el consumo de alcoholEn algunas ocasiones, los TCE hubieran sido evitables de haber tenido en cuenta algunos aspectos preventivos. Los accidentes de tráfico continúan siendo muy frecuentes en la actualidad, especialmente entre los jóvenes, a pesar de las campañas publicitarias de los medios de comunicación. Recientemente, se han realizado algunos programas informativos acerca de las consecuencias de los TCE que, muy probablemente, habrán sido útiles no únicamente a los afectados, tanto pacientes como familiares, sino a otras personas que tal vez no habían pensado nunca en las consecuencias de un accidente de tráfico. Los programas basados en la experiencia de otras personas, tienen un mayor impacto social.

Cuando hablamos de prevención debemos pensar no sólo en nosotros mismos, sino también en el daño que podemos causar a otras personas. En este sentido, hay que tener en cuenta que es fundamental estar en óptimas condiciones para prevenir el riesgo de accidentes. Por ejemplo ha de evitarse conducir bajo los efectos del alcohol u otras sustancias, conducir de manera temeraria o sin tener plenas capacidades físicas, psicológicas y emocionales. En el caso concreto de personas que han sufrido un TCE previo, sus dificultades de atención, enlentecimiento en el tiempo de reacción o desinhibición conductual pueden incrementar el riesgo de un nuevo traumatismo, con peor pronóstico. Por esto es importante evaluar de forma exhaustiva las capacidades del individuo tras el traumatismo, ya que puede representar un riesgo para sí mismo o para otras personas.

Los accidentes de tráfico son la causa principal de TCE. Cuando viajamos en coche, es importante evitar el consumo de alcohol, utilizar los cinturones de seguridad, tanto en la parte delantera como trasera del vehículo, graduar adecuadamente los reposacabezas, colocar a los niños en un asiento adecuado a su peso y edad, seguir las normas de circulación y respetar las señales de tráfico. Se estima que la cuarta parte del daño cerebral podría prevenirse si todos los coches llevaran airbag. Es preciso tener en cuenta que el riesgo de sufrir un accidente y la posibilidad de muerte o daño grave, aumentan con la velocidad.

Al viajar en motocicletas o bicicletas, el uso del casco puede prevenir el daño traumático grave. Debemos conducir por la derecha de la carretera y usar protecciones para las rodillas, codos y cintura.

Los accidentes domésticos también son habituales y debemos tomar las medidas de seguridad adecuadas, tanto en casa como fuera de casa, para prevenir caídas, ser golpeados con objetos, etc.

En deportes y actividades recreativas, debemos tomar las medidas de seguridad apropiadas en la montaña, playa o piscina, para evitar el daño cerebral por impacto y / o ahogo. Al lanzarse al agua, debemos tener en cuenta que es importante comprobar la profundidad y conocer dónde están las rocas, bancos de arena u otros objetos.

En cualquier situación de riesgo de accidente, es también fundamental conocer la forma de conseguir ayuda rápida en caso de emergencia.

Deja una respuesta

Required fields are marked